Sacachispas: un club del barrio Porteño.

Sacachispas es un club de fútbol argentino, fundado el 17 de octubre de 1948, su nombre y colores fueron inspirados en los relatos ficcionales que el periodista deportivo, escritor y guionista uruguayo Ricardo Lorenzo «Borocotó» publicaba en la revista El Gráfico, bajo el título de «Apiladas».Tiene su sede en el barrio de Villa Soldati, de la ciudad de Buenos Aires.
Actualmente participa en la Primera C, cuarta categoría para los equipos directamente afiliados a la Asociación del Fútbol Argentino. Su estadio lleva el nombre de Beto Larrosa y tiene una capacidad de alrededor de 5000 personas.
En el momento de decidir el nombre del equipo, se inspiraron en la película “Pelota de trapo”, que describía la historia de un equipo de barrio llamado «Sacachispas».

futbol
La primera cancha se levantó en Lacarra y Corrales, a seis cuadras de donde se encuentra la actual. Vinculado desde sus comienzos al movimiento peronista, de allí la fecha simbólica de su fundación, los terrenos para la primera cancha los donó el entonces presidente de la Nación, Juan Domingo Perón. También, disputó los Torneos Evita, que estaban identificados con el mismo movimiento, en 1952 Sacachispas se oficializó.
En 1954 la institución obtuvo la afiliación a la Asociación del Fútbol Argentino como sponsor y, en el primer campeonato que disputó, obtuvo el ascenso a la categoría superior, ganándole la final al Club Deportivo Morón.
Orígenes de los colores: Cuando el club ya poseía campo de juego propio, decidieron elegir los colores que vestiría el equipo, y de las «Apiladas» de Borocotó se tomaron los colores lila y blanco. En ellas se decía que el imaginario Sacachispas utilizaba una remera con esos colores, los cuales fueron sacados de unas glicinas que crecían en el medio de la cancha donde jugaba.
Sus rivales: Su eterno rival es Deportivo Riestra, otras rivalidades son con Deportivo Laferrere, Deportivo Español, Barracas Central, Claypole y Colegiales.
El fútbol hoy en día es una actividad que puede realizar tanto en el campo de juego rodeado de hinchas como en el bullicio de los mejores casinos jugando con sus equipos favoritos.